Mejor ejercicio para oblicuos

Oblicuos gruesos

El músculo abdominal que compone el «six pack» que recorre el centro del torso, llamado recto abdominal, tiende a robar el protagonismo y a ganarse la mayor parte de la atención de los entrenamientos cuando se consideran todos los músculos centrales como grupo. Al fin y al cabo, somos una cultura que celebra el aspecto de los abdominales cincelados de un paquete de seis (u ocho) perfectamente definido, y aunque no hay nada malo en aspirar a esta estética -y, lo que es más importante, en fortalecer este músculo central del núcleo- es igualmente importante entrenar los demás músculos abdominales.

Para tener un núcleo funcionalmente fuerte que proporcione a su cuerpo el apoyo y el equilibrio que necesita para realizar de forma óptima tanto actividades deportivas como de la vida diaria, es necesario que todos los músculos que componen el núcleo sean igualmente fuertes. Centrarse únicamente en uno o dos grupos musculares creará desequilibrios que no sólo restan eficacia y potencia a los movimientos, sino que también aumentan el riesgo de lesiones.

Uno de los héroes olvidados, pero clave en la orquesta de los músculos abdominales, son los oblicuos. Los oblicuos son los músculos de los lados del torso que permiten la flexión de lado a lado, la rotación del torso y la flexión de la columna vertebral. En realidad hay dos capas -los oblicuos internos y externos- y ambas capas desempeñan también un papel fundamental en la estabilización y protección de la columna vertebral al resistir la rotación excesiva de la misma.

Ejercicios de oblicuos internos

Túmbese boca arriba en el suelo con las piernas estiradas. Coloque las manos detrás de la cabeza y presione los codos hacia afuera. Levante la pierna derecha unos 15 centímetros del suelo y doble la rodilla izquierda a unos 90 grados. Al mismo tiempo, crujan el torso hacia arriba y acerquen el codo derecho a la rodilla izquierda. Mantén la posición durante una cuenta.

Colóquese en posición de plancha lateral o de plancha con el codo en el lado izquierdo. Apoya el pie derecho sobre el izquierdo. Levanta las caderas para que tu cuerpo forme una línea recta. Apoya la mano derecha en el muslo derecho, o delante de ti en el suelo para obtener un apoyo adicional. Levanta la pierna derecha lo más alto que puedas y la mano derecha hacia arriba hasta que esté casi perpendicular al suelo. Intente levantar las caderas un poco más para apretar en la parte superior. Vuelva a bajar la mano y la pierna hasta que su cuerpo forme una línea recta. Para aumentar el reclutamiento de los oblicuos, haz este ejercicio sobre el lado redondeado de una pelota Bosu. Además, antes de volver a la posición inicial, intenta llevar la rodilla y el codo hacia el pecho.

Entrenamiento de abdominales y oblicuos

Túmbese boca arriba en el suelo con las piernas estiradas. Coloca las manos detrás de la cabeza y presiona los codos hacia fuera. Levante la pierna derecha unos 15 centímetros del suelo y doble la rodilla izquierda a unos 90 grados. Al mismo tiempo, cruza el torso hacia arriba y acerca el codo derecho a la rodilla izquierda. Mantén la posición durante una cuenta.

Colóquese en posición de plancha lateral o de plancha con el codo en el lado izquierdo. Apoya el pie derecho sobre el izquierdo. Levanta las caderas para que tu cuerpo forme una línea recta. Apoya la mano derecha en el muslo derecho, o delante de ti en el suelo para obtener un apoyo adicional. Levanta la pierna derecha lo más alto que puedas y la mano derecha hacia arriba hasta que esté casi perpendicular al suelo. Intente levantar las caderas un poco más para apretar en la parte superior. Vuelva a bajar la mano y la pierna hasta que su cuerpo forme una línea recta. Para aumentar el reclutamiento de los oblicuos, haz este ejercicio sobre el lado redondeado de una pelota Bosu. Además, antes de volver a la posición inicial, intenta llevar la rodilla y el codo hacia el pecho.

Los mejores ejercicios oblicuos para la masa

Cómo hacerlos: Acuéstese sobre su espalda. Levanta ligeramente la pierna derecha hacia delante y lleva la izquierda hacia el pecho. Coloca las manos detrás de la cabeza y lleva el codo derecho a la rodilla izquierda. Cambia y lleva el codo izquierdo al encuentro de la rodilla derecha. Cada rotación cuenta como una repetición. Repite hasta que termines la serie.Consejos profesionales: Aunque esto se llama el crujido de la bicicleta, no mueva sus pies en un círculo como si estuviera montando una bicicleta. Piensa en marchar mientras giras el torso hacia el muslo levantado. Si quieres hacer este movimiento más desafiante, baja las piernas hasta que estén paralelas al suelo. Cuanto más altas estén las piernas, más fácil será este ejercicio. Si este ejercicio sigue siendo demasiado duro con las piernas más altas, puedes llevar las manos al suelo y utilizarlas para anclarte. A partir de aquí, trabaja en el ciclo de las piernas.

Cómo hacerlo: Comienza tumbado, mirando al techo con las rodillas en el aire a 90 grados. Puedes tener los brazos abiertos para anclarte o tenerlos a los lados. Gira las rodillas hacia la derecha como si fueras a tocar el suelo. Bájalas hasta que sientas que te cuesta un poco. Vuelve a la posición neutra y repite del otro lado.Consejos profesionales: Para hacer este ejercicio más fácil, mantén los talones en el suelo -los dedos de los pies en el aire- y gira desde ahí. Para hacerlo más difícil, estira las piernas todo lo que puedas.