Tiempo recuperacion alargamiento gemelo

Rehabilitación de la recesión del gastrocnemio

La recesión del gastrocnemio, o procedimiento Strayer, es una operación diseñada para liberar el músculo gastrocnemio como medio para devolverle una longitud anatómica más normal que promueva una marcha, una postura y una función más saludables del pie y el tobillo. La intervención está indicada para los pacientes que sólo tienen tensión en el músculo exterior de la pantorrilla (gastrocnemio) como causa de su contractura equina, en lugar de la tensión de ambos músculos (en cuyo caso sería necesario un alargamiento completo del tendón de Aquiles para obtener el mismo efecto clínico positivo). Los pacientes que se someten a esta intervención deben haber realizado ya varios meses de ejercicios de estiramiento gastro-soleal (Aquiles) y haber fracasado en el tratamiento no quirúrgico. La presencia de esta anomalía anatómica suele identificarse en la exploración física, ya que la contractura del gastrocnemio o «equino» se caracteriza generalmente por la incapacidad de doblar la articulación del tobillo más allá del punto neutro (una posición en ángulo recto del pie con respecto a la pierna) cuando la rodilla está recta, mientras que es capaz de restablecer gran parte de este movimiento ascendente cuando la rodilla se dobla 90 grados (la llamada maniobra de Silverskiold) (figuras 1a y 1b).

Técnica de liberación del gastrocnemio medial

La fascia plantar es un ligamento largo y fino presente a lo largo de la parte inferior del pie que crea el arco del pie. Se extiende desde el hueso del talón y luego se divide y se abre en abanico para unirse a los dedos del pie.

La fascitis plantar es una afección en la que la fascia plantar se inflama debido a un estiramiento excesivo o a un uso excesivo, causando dolor en el talón y en la parte inferior del pie. Puede producirse en uno o en ambos pies debido a la bipedestación excesiva y es una de las dolencias ortopédicas más comunes, especialmente en hombres activos de entre 40 y 70 años.

La fascitis plantar se produce cuando se tensa o se irrita el ligamento de la fascia plantar. La tensión repetida puede provocar pequeños desgarros en el ligamento, lo que provoca dolor e hinchazón, y puede dificultar la marcha.

El médico diagnostica la fascitis plantar tras revisar su historial médico y realizar una exploración física del pie para comprobar si hay sensibilidad, rigidez o enrojecimiento de la planta. El médico puede observar cómo se pone de pie y camina, y evaluar las condiciones relacionadas, como los arcos altos.

Tiempo de recuperación de la recesión del gastrocnemio

El alargamiento del tendón de Aquiles es un procedimiento quirúrgico que hace exactamente lo que parece, alargar el tendón de Aquiles. Permite al niño caminar con las rodillas rectas y los pies apoyados en el suelo.Normalmente, la cirugía sólo se realiza después de que la fisioterapia, las férulas y otros tratamientos conservadores hayan fracasado.

El alargamiento del tendón de Aquiles (ATL) corrige un tendón tenso o contraído. El tendón de Aquiles conecta el hueso del talón con los músculos de la pantorrilla. Cada vez que su hijo mueve el pie -caminando, corriendo, saltando o simplemente apuntando con los dedos- utiliza el tendón de Aquiles. Cuando el tendón está demasiado tenso, puede causar dolor y problemas al caminar. Aunque caminar de puntillas es muy común, especialmente cuando los niños aprenden a caminar por primera vez, puede indicar un problema. Otros problemas que pueden requerir una cirugía de alargamiento del tendón de Aquiles son los siguientes: El podólogo pediátrico casi siempre aplica primero un tratamiento conservador (no quirúrgico). Esto puede incluir ejercicios de fisioterapia, aparatos ortopédicos para las piernas, una férula o una escayola por debajo de la rodilla. Si el tratamiento conservador fracasa, el médico puede hablar con usted sobre la cirugía del ATL.

Liberación del gastrocnemio nhs

La parálisis cerebral puede tensar los músculos y los tendones. Esta tensión, también llamada contractura, puede acortar los músculos y tendones con el tiempo. Esta condición afecta comúnmente a las extremidades inferiores. Puede causar dolor y crear anomalías en los tendones y músculos que afectan a la movilidad del niño.

Si su hijo tiene contracturas, el equipo asistencial le hará una cuidadosa evaluación y creará un plan de tratamiento personalizado. Las primeras líneas de tratamiento suelen incluir medicación, aparatos ortopédicos para las piernas, una férula, fisioterapia o una combinación de estas terapias. Si las terapias no quirúrgicas no tratan las contracturas con eficacia, el siguiente paso puede ser la cirugía ortopédica.

El cirujano ortopédico pediátrico de su hijo personalizará la cirugía en función de las necesidades y los objetivos de su hijo. El cirujano puede recomendar realizar más de un procedimiento ortopédico a la vez. Cuando esto ocurre, se denomina cirugía multinivel de un solo acto (SEMLS). La SEMLS suele dar lugar a menos cirugías en total y a un solo curso de rehabilitación. Puede implicar la cirugía de la cadera, la rodilla y el tobillo.