Factores que influyen en el vaciamiento gastrico

Vaciado gástrico y absorción de fármacos

El MLN se identificó en los años 70 (9, 10) y el GHRL en los 90 (11). Por su similitud en las secuencias de aminoácidos tanto de los ligandos como de los receptores, se cree que estos dos péptidos se originan en el mismo gen ancestral y forman una familia de péptidos (5, 12, 13). El GHRL y el MLN se producen principalmente en la mucosa gástrica y en la parte superior del intestino delgado (duodeno), respectivamente, y tienen algunas características funcionales comunes, como la regulación de la motilidad GI y el apetito, que tienen papeles cruciales para la regulación de la digestión y la absorción de nutrientes. Por lo tanto, MLN y GHRL deben ser péptidos GI importantes para la homeostasis energética de los vertebrados vivos (4, 5, 14, 15).

En esta revisión, presentamos los resultados de estudios recientes sobre la regulación de la motilidad GI por parte de MLN y GHRL, con una comparación con diferentes vertebrados, incluyendo mamíferos y no mamíferos. La figura 1 muestra los posibles sitios de acción de MLN y GHRL para estimular la motilidad GI en los vertebrados: (i) las células musculares lisas, (ii) las neuronas entéricas del plexo mientérico, (iii) los terminales de los nervios aferentes autónomos para evocar un reflejo aferente-efferente como el reflejo vago-vagal, y (iv) la acción directa sobre el sistema nervioso central (SNC). En general, aunque en los experimentos in vivo sobre la motilidad gastrointestinal es posible detectar las acciones de los péptidos en todos los sitios de acción indicados en la figura 1, en los estudios in vitro que utilizan tiras gastrointestinales aisladas, sólo pueden detectarse las acciones sobre las neuronas entéricas y las células musculares lisas.

Estimular el vaciado gástrico

El tiempo de vaciado gástrico puede tener valor de investigación y significado probatorio para estimar la hora de la muerte. Sin embargo, para poder emitir una opinión experta con cierto grado de certeza, es necesario conocer la hora, el volumen y el carácter de la última comida, así como considerar otros factores. El tiempo máximo de vaciado normal para el estómago sano e intacto es de 6 h. Los factores que aceleran o retrasan el vaciado gástrico son el miedo y la aprensión, las enfermedades agudas y crónicas, los traumatismos, los fármacos y el estómago sometido a cirugía. El reconocimiento de estas influencias apoya las conclusiones que el patólogo forense extrae en relación con el intervalo entre la última comida y la muerte.

Tiempo de vaciado gástrico de varios alimentos

La velocidad de vaciado gástrico está fuertemente influenciada tanto por el volumen como por la composición del contenido gástrico, lo cual tiene bastante sentido. Considere tres ejemplos de algo que podría ingerir y trate de anticipar qué velocidad de vaciado gástrico sería la más adecuada:

Un gran vaso de agua: El estómago se distiende, pero no hay sólidos que triturar y licuar, y después de que el agua llegue al intestino delgado, no es necesario ningún otro procesamiento antes de la absorción: la velocidad de vaciado gástrico debería ser muy rápida.

Una hamburguesa doble con queso y patatas fritas (o un ratón si eres un gato): El estómago está distendido y su contenido debe ser licuado; también querrás que la comida se mantenga en el estómago el tiempo suficiente para que la pepsina y el ácido tengan una buena oportunidad de digerir la proteína. Además, hay que dejar que el quimo resultante se vacíe en el intestino delgado lentamente para no sobrecargar ese órgano, sobre todo en lo que respecta a la digestión de las grasas: el ritmo de vaciado gástrico debe ser lento.

Resultados normales de vaciado gástrico

El tiempo de vaciado gástrico puede tener valor de investigación y significado probatorio para estimar la hora de la muerte. Sin embargo, para poder emitir una opinión experta con cierto grado de certeza, es necesario conocer la hora, el volumen y el carácter de la última comida, así como considerar otros factores. El tiempo máximo de vaciado normal para el estómago sano e intacto es de 6 h. Los factores que aceleran o retrasan el vaciado gástrico son el miedo y la aprensión, las enfermedades agudas y crónicas, los traumatismos, los fármacos y el estómago sometido a cirugía. El reconocimiento de estas influencias apoya las conclusiones que el patólogo forense extrae en relación con el intervalo entre la última comida y la muerte.