Zapatillas de clavos pista

Zapatillas de atletismo nike zoom rival s 9…

Los clavos de pista, o simplemente clavos, son zapatos de carrera utilizados por los atletas cuando compiten en la pista. Algunos clavos están diseñados para el entrenamiento a largo plazo en las pistas, pero generalmente los zapatos se utilizan para las carreras. El término «clavos» también puede referirse a las zapatillas de atletismo que presentan tales protuberancias, aunque éstas se denominan técnicamente clavos. Los clavos son similares a los tacos, que se utilizan en los deportes de equipo, aunque generalmente son más pequeños y con una punta afilada.

Por ser pioneras en el uso de clavos, las revolucionarias zapatillas de correr de J.W. Foster and Sons aparecen en el libro Golden Kicks: Las zapatillas que cambiaron el deporte.[3] La empresa comenzó a distribuir zapatillas en todo el Reino Unido y fueron utilizadas por los atletas británicos.[3] Las hizo famosas el campeón olímpico de 100 metros Harold Abrahams (que sería inmortalizado en la película Carros de Fuego, ganadora de un Oscar) en los Juegos Olímpicos de Verano de 1924 celebrados en París.[3][4]

Además, Adolf Dassler, fundador de Adidas, colaboró en el desarrollo de clavos de pista para múltiples eventos. En un esfuerzo por mejorar la calidad del calzado deportivo con clavos, pasó de un modelo anterior de clavos de metal pesado a intentar utilizar lona y caucho[6]. Los talló a mano y finalmente fueron usados durante los Juegos Olímpicos de 1936 por Jesse Owens. La gente empezó a fijarse en ellas y Owens contribuyó a popularizar el diseño de Dassler. Los clavos de pista siguieron ganando un notable reconocimiento cuando Emil Zátopek, un corredor de distancia de la República Checa, los usó durante los Juegos Olímpicos de 1952 en Helsinki[7].

Nike zoom rival m 9 hombre trac…

Con diferentes estilos para carreras cortas, de media y larga distancia, saber por cuáles decantarse puede ser complicado. Aquí tienes todo lo que necesitas saber para elegir el mejor par de clavos para correr…

Los clavos para correr están diseñados en última instancia para ayudarte a correr más rápido en determinados terrenos irregulares. Al proporcionar un agarre extra a la parte delantera del pie, puedes transferir más fuerza hacia adelante, utilizando ese palo para empujar, mejorando tu rotación de zancada.

Para distancias cortas en velocidad, los clavos de sprint son los mejores para carreras de 100 a 400 metros en una pista. Son las zapatillas de running más ligeras del mercado y están diseñadas para que el corredor se ponga de puntillas, con poca o ninguna amortiguación en los talones y normalmente bastante rígidas.  La placa de clavos en la parte delantera tendrá el máximo número de clavijas para tomar más fuerza y proporcionar el mayor agarre posible.

Los clavos de media distancia, aún bastante ligeros, tendrán más acolchado en el talón para una mayor amortiguación en una distancia de 800 a 1500 metros. Son menos rígidas que las de sprint y la placa de clavos no está tan adelantada en la puntera, lo que permite una velocidad más moderada.

Zapatillas de atletismo nike zoom rival d 10…

Los clavos de pista, o simplemente clavos, son zapatos de carrera utilizados por los atletas cuando compiten en la pista. Algunos clavos están diseñados para el entrenamiento a largo plazo en las pistas, pero generalmente los zapatos se utilizan para las carreras. El término «clavos» también puede referirse a las zapatillas de atletismo que presentan tales protuberancias, aunque éstas se denominan técnicamente clavos. Los clavos son similares a los tacos, que se utilizan en los deportes de equipo, aunque generalmente son más pequeños y con una punta afilada.

Por ser pioneras en el uso de clavos, las revolucionarias zapatillas de correr de J.W. Foster and Sons aparecen en el libro Golden Kicks: Las zapatillas que cambiaron el deporte.[3] La empresa comenzó a distribuir zapatillas en todo el Reino Unido y fueron utilizadas por los atletas británicos.[3] Las hizo famosas el campeón olímpico de 100 metros Harold Abrahams (que sería inmortalizado en la película Carros de Fuego, ganadora de un Oscar) en los Juegos Olímpicos de Verano de 1924 celebrados en París.[3][4]

Además, Adolf Dassler, fundador de Adidas, colaboró en el desarrollo de clavos de pista para múltiples eventos. En un esfuerzo por mejorar la calidad del calzado deportivo con clavos, pasó de un modelo anterior de clavos de metal pesado a intentar utilizar lona y caucho[6]. Los talló a mano y finalmente fueron usados durante los Juegos Olímpicos de 1936 por Jesse Owens. La gente empezó a fijarse en ellas y Owens contribuyó a popularizar el diseño de Dassler. Los clavos de pista siguieron ganando un notable reconocimiento cuando Emil Zátopek, un corredor de distancia de la República Checa, los usó durante los Juegos Olímpicos de 1952 en Helsinki[7].

Clavos de cross

Durante las pruebas olímpicas de junio, la velocista estadounidense Sydney McLaughlin batió el récord mundial en la prueba femenina de 400 metros vallas, terminando en menos de 52 segundos. Luego, el miércoles, McLaughlin batió su propio récord por casi medio segundo en los Juegos Olímpicos de Tokio. La siguiente corredora en cruzar la línea de meta también batió el récord de McLaughlin de junio, aunque tuvo que conformarse con la plata.  La historia fue la misma en el lado masculino: El ganador y el subcampeón de la final de 400 metros vallas pulverizaron el anterior récord mundial.  Estos cuatro corredores, al igual que muchos otros este año, llevaban un tipo de calzado relativamente nuevo conocido como superpuntas.  «Si observamos todo el panorama, la mayoría de la gente está convencida de que estos ‘superpicos’ son definitivamente un factor», dijo a Insider Laura Healey, investigadora del departamento de innovación de calzado de Puma.

Los superpicos son todas las zapatillas de atletismo que utilizan la combinación de una placa rígida y una espuma flexible para devolver a los corredores más energía con cada pisada. Nike debutó con los primeros picos de este tipo en 2019, lo que obligó a empresas como Adidas, Puma, New Balance y Saucony a diseñar sus propias versiones.Estos nuevos picos están cambiando lo que es posible en la pista, aunque eso está llevando a algunas estrellas de atletismo anteriores y actuales a preocuparse por la integridad del deporte. La espuma ligera y resistente es la clave de la eficiencia energética.