Zapatillas running significado

nike air zoom pegasus 3 para hombre…

Las zapatillas de deporte (también denominadas zapatillas deportivas, zapatillas de deporte, zapatillas de gimnasia, zapatillas de deporte, zapatillas planas, zapatillas de correr, zapatillas de skate o zapatillas de correr) son zapatos diseñados principalmente para hacer deporte u otras formas de ejercicio físico, pero que ahora también se utilizan ampliamente para la ropa informal de todos los días.

Desde su popularización por empresas como Converse, Nike y Spalding a mediados del siglo XX, se han convertido en un atuendo, cuya variedad ha crecido exponencialmente en muchos mercados mundiales. Al igual que otras partes de la industria mundial de la confección, la fabricación de zapatillas se concentra en gran medida en Asia, donde se producen nueve de cada diez zapatillas[1].

Las zapatillas contemporáneas se fabrican en gran parte con materiales sintéticos, y los materiales y el proceso de fabricación producen, por término medio, unos 14 kg (31 lb) de emisiones de CO2[2][3] Algunas empresas están intentando sustituirlos por materiales más sostenibles en su fabricación[3] Cerca del 90% de las zapatillas acaban en los vertederos al final de su vida útil[4].

El calzado ha recibido diversos nombres, dependiendo de la geografía y cambiando a lo largo de las décadas. El término «zapatillas» es el más utilizado en el noreste de Estados Unidos, el centro y el sur de Florida,[5][6] Nueva Zelanda y partes de Canadá. Sin embargo, en el inglés australiano, canadiense y escocés, running shoes y runners son términos sinónimos utilizados para referirse a las zapatillas de deporte; este último término también se utiliza en el hiberno-inglés. Tennis shoes es otro término utilizado en el inglés australiano y norteamericano.

la revolución de las mujeres de nike…

Las zapatillas de deporte (también denominadas zapatillas deportivas, zapatillas de deporte, zapatillas de gimnasia, zapatillas de deporte, zapatillas planas, zapatillas de correr, zapatillas de skate o zapatillas de correr) son zapatos diseñados principalmente para hacer deporte u otras formas de ejercicio físico, pero que en la actualidad también se utilizan ampliamente para la ropa informal de diario.

Desde su popularización por empresas como Converse, Nike y Spalding a mediados del siglo XX, se han convertido en un atuendo, cuya variedad ha crecido exponencialmente en muchos mercados mundiales. Al igual que otras partes de la industria mundial de la confección, la fabricación de zapatillas se concentra en gran medida en Asia, donde se producen nueve de cada diez zapatillas[1].

Las zapatillas contemporáneas se fabrican en gran parte con materiales sintéticos, y los materiales y el proceso de fabricación producen, por término medio, unos 14 kg (31 lb) de emisiones de CO2[2][3] Algunas empresas están intentando sustituirlos por materiales más sostenibles en su fabricación[3] Cerca del 90% de las zapatillas acaban en los vertederos al final de su vida útil[4].

El calzado ha recibido diversos nombres, dependiendo de la geografía y cambiando a lo largo de las décadas. El término «zapatillas» es el más utilizado en el noreste de Estados Unidos, el centro y el sur de Florida,[5][6] Nueva Zelanda y partes de Canadá. Sin embargo, en el inglés australiano, canadiense y escocés, running shoes y runners son términos sinónimos utilizados para referirse a las zapatillas de deporte; este último término también se utiliza en el hiberno-inglés. Tennis shoes es otro término utilizado en el inglés australiano y norteamericano.

carrera en carretera nike quest 4 para hombres…

Jean-Sébastien Roy.Información adicionalIntereses en competenciaLos autores declaran que no tienen intereses en competencia.Contribuciones de los autoresJFE, BD, CED y JSR diseñaron el estudio. JFE contactó con los miembros del panel y realizó la recogida de datos. JFE, BD, CED, JL y JSR realizaron el análisis de los datos y redactaron el manuscrito. Todos los autores han leído y aprobado la versión final del manuscrito.Archivos adicionales

Acceso abierto Este artículo se distribuye bajo los términos de la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International License (http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/), que permite su uso, distribución y reproducción sin restricciones en cualquier medio, siempre y cuando se dé el debido crédito al autor o autores originales y a la fuente, se proporcione un enlace a la licencia Creative Commons y se indique si se han realizado cambios. La renuncia a la Dedicación de Dominio Público de Creative Commons (http://creativecommons.org/publicdomain/zero/1.0/) se aplica a los datos puestos a disposición en este artículo, a menos que se indique lo contrario.

J Foot Ankle Res 8, 42 (2015). https://doi.org/10.1186/s13047-015-0094-5Download citationShare this articleAnyone you share the following link with will be able to read this content:Get shareable linkSorry, a shareable link is not currently available for this article.Copy to clipboard

tipos de zapatillas para correr

Las zapatillas deportivas (también llamadas zapatillas de deporte, zapatillas de atletismo, zapatillas de tenis, zapatillas de gimnasia, zapatillas de deporte, zapatillas planas, zapatillas de correr, zapatillas de skate o zapatillas de correr) son zapatos diseñados principalmente para hacer deporte u otras formas de ejercicio físico, pero que en la actualidad también se utilizan ampliamente para la ropa informal de diario.

Desde su popularización por empresas como Converse, Nike y Spalding a mediados del siglo XX, se han convertido en un atuendo, cuya variedad ha crecido exponencialmente en muchos mercados mundiales. Al igual que otras partes de la industria mundial de la confección, la fabricación de zapatillas se concentra en gran medida en Asia, donde se producen nueve de cada diez zapatillas[1].

Las zapatillas contemporáneas se fabrican en gran parte con materiales sintéticos, y los materiales y el proceso de fabricación producen, por término medio, unos 14 kg (31 lb) de emisiones de CO2[2][3] Algunas empresas están intentando sustituirlos por materiales más sostenibles en su fabricación[3] Cerca del 90% de las zapatillas acaban en los vertederos al final de su vida útil[4].

El calzado ha recibido diversos nombres, dependiendo de la geografía y cambiando a lo largo de las décadas. El término «zapatillas» es el más utilizado en el noreste de Estados Unidos, el centro y el sur de Florida,[5][6] Nueva Zelanda y partes de Canadá. Sin embargo, en el inglés australiano, canadiense y escocés, running shoes y runners son términos sinónimos utilizados para referirse a las zapatillas de deporte; este último término también se utiliza en el hiberno-inglés. Tennis shoes es otro término utilizado en el inglés australiano y norteamericano.