Ejemplos de anabolismo y catabolismo en la vida cotidiana

Ejemplos de anabolismo y catabolismo en la vida cotidiana

Reacción anabólica

Catabolismo: Definición¿Qué es el catabolismo? La definición de catabolismo en química se refiere a las vías químicas que dan lugar a la descomposición o degradación de grandes moléculas orgánicas e inorgánicas. Del mismo modo, la definición de reacción catabólica se utiliza con mayor frecuencia en un contexto bioquímico, donde se refiere a muchas reacciones metabólicas catalizadas por enzimas en las células vivas. Los ejemplos más conocidos de reacciones catabólicas son la glucólisis, la digestión de los alimentos y la beta-oxidación. Estas reacciones implican la descomposición de grandes moléculas orgánicas, como los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas, en moléculas más pequeñas. Este proceso de descomposición libera energía química almacenada, que puede ser recogida y almacenada para su uso en el cuerpo, transportada por compuestos ricos en energía como el trifosfato de adenosina (ATP).

Resumen de la lecciónEl catabolismo o las reacciones catabólicas se refieren a cualquier reacción química que resulte en la descomposición de moléculas grandes y complejas en moléculas de menor tamaño (como los monómeros). Las principales funciones del catabolismo en el cuerpo son: Estas funciones se logran a través de tres pasos: digestión, liberación de energía y almacenamiento de energía. El catabolismo suele producirse en los músculos (como catabolismo muscular) y en el tejido adiposo (como catabolismo de los ácidos grasos). Los principales tipos de catabolismo son: Las reacciones catabólicas en el cuerpo son estimuladas por las hormonas cortisol, glucagón, adrenalina y citoquinas. Las reacciones anabólicas consiguen un efecto opuesto al de las reacciones catabólicas (es decir, sintetizan moléculas grandes combinando otras más pequeñas).

Metabolismo vs catabolismo vs anabolismo

El anabolismo y el catabolismo son los dos grandes tipos de reacciones bioquímicas que componen el metabolismo. El anabolismo construye moléculas complejas a partir de otras más simples, mientras que el catabolismo rompe las moléculas grandes en otras más pequeñas.

La mayoría de la gente piensa en el metabolismo en el contexto de la pérdida de peso y el culturismo, pero las vías metabólicas son importantes para cada célula y tejido de un organismo. El metabolismo es la forma en que una célula obtiene energía y elimina los residuos. Las vitaminas, los minerales y los cofactores ayudan a las reacciones.

El anabolismo o biosíntesis es el conjunto de reacciones bioquímicas que construyen moléculas a partir de componentes más pequeños. Las reacciones anabólicas son endergónicas, es decir, requieren un aporte de energía para progresar y no son espontáneas. Normalmente, las reacciones anabólicas y catabólicas están acopladas, y el catabolismo proporciona la energía de activación para el anabolismo. La hidrólisis del trifosfato de adenosina (ATP) impulsa muchos procesos anabólicos. En general, las reacciones de condensación y reducción son los mecanismos del anabolismo.

Las hormonas anabólicas estimulan los procesos anabólicos. Algunos ejemplos de hormonas anabólicas son la insulina, que promueve la absorción de la glucosa, y los esteroides anabólicos, que estimulan el crecimiento muscular. El ejercicio anabólico es el ejercicio anaeróbico, como el levantamiento de pesas, que también aumenta la fuerza y la masa muscular.

Anabolismo frente a catabolismo

Las reacciones metabólicas pueden clasificarse como catabólicas, es decir, la descomposición de compuestos (por ejemplo, de glucosa a piruvato por la respiración celular), o anabólicas, es decir, la construcción (síntesis) de compuestos (como proteínas, hidratos de carbono, lípidos y ácidos nucleicos). Por lo general, el catabolismo libera energía y el anabolismo la consume.

Las reacciones químicas del metabolismo se organizan en vías metabólicas, en las que una sustancia química se transforma en otra a través de una serie de pasos, cada uno de los cuales es facilitado por una enzima específica. Las enzimas son cruciales para el metabolismo porque permiten a los organismos impulsar reacciones deseables que requieren energía y no se producen por sí mismas, acoplándolas a reacciones espontáneas que liberan energía. Las enzimas actúan como catalizadores -permiten que una reacción proceda más rápidamente- y también permiten regular la velocidad de una reacción metabólica, por ejemplo, en respuesta a cambios en el entorno de la célula o a señales de otras células.

El sistema metabólico de un organismo concreto determina qué sustancias le resultan nutritivas y cuáles venenosas. Por ejemplo, algunos procariotas utilizan el sulfuro de hidrógeno como nutriente, pero este gas es venenoso para los animales[1] La tasa metabólica basal de un organismo es la medida de la cantidad de energía consumida por todas estas reacciones químicas.

Ejemplo de anabolismo

El catabolismo (/kəˈtæbəlɪsm/) es el conjunto de vías metabólicas que descomponen las moléculas en unidades más pequeñas que se oxidan para liberar energía o se utilizan en otras reacciones anabólicas[1] El catabolismo descompone las moléculas grandes (como los polisacáridos, los lípidos, los ácidos nucleicos y las proteínas) en unidades más pequeñas (como los monosacáridos, los ácidos grasos, los nucleótidos y los aminoácidos, respectivamente). El catabolismo es el aspecto del metabolismo que se descompone, mientras que el anabolismo es el aspecto que se construye.

Las células utilizan los monómeros liberados de la descomposición de los polímeros para construir nuevas moléculas de polímeros o para degradar los monómeros hasta convertirlos en simples productos de desecho, liberando energía. Los desechos celulares incluyen el ácido láctico, el ácido acético, el dióxido de carbono, el amoníaco y la urea. La formación de estos residuos suele ser un proceso de oxidación que implica una liberación de energía química libre, parte de la cual se pierde en forma de calor, pero el resto se utiliza para impulsar la síntesis de trifosfato de adenosina (ATP). Esta molécula sirve para que la célula transfiera la energía liberada por el catabolismo a las reacciones que requieren energía y que constituyen el anabolismo. (El catabolismo se considera un metabolismo destructivo y el anabolismo un metabolismo constructivo). El catabolismo, por tanto, proporciona la energía química necesaria para el mantenimiento y el crecimiento de las células. Algunos ejemplos de procesos catabólicos son la glucólisis, el ciclo del ácido cítrico, la descomposición de las proteínas musculares para utilizar los aminoácidos como sustratos para la gluconeogénesis, la descomposición de la grasa en el tejido adiposo en ácidos grasos y la desaminación oxidativa de los neurotransmisores por la monoamino oxidasa.